La emisiones de CO2 aumentaron en 2017

Las emisiones mundiales de carbono aumentaron en 2017 después de permanecer estables durante tres años, lo que complica los esfuerzos para frenar el cambio climático, informó el jueves la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Las centrales eléctricas, los vehículos y las fábricas del mundo emitieron 32.500 millones de toneladas de dióxido de carbono el año pasado, un aumento del 1,4% con respecto a 2016, según la AIE.

“El crecimiento del pasado año sucedió después de 3 años de emisiones homogéneas y contrasta con la fuerte reducción imprescindible para cumplir los objetivos marcados en el acuerdo de París sobre el cambio climático”, señala la AIE en el informe anual de emisiones.

El director ejecutivo de la AIE, añadió también que el incremento en 2017 de las emisiones mundiales de dióxido de carbono relacionadas con la energía nos dice que los esfuerzos actuales son insuficientes para combatir el cambio climático.

Las naciones se comprometieron a limitar o reducir su emisión de carbono en el acuerdo sobre el clima de París, que entró en vigor en 2016. El objetivo del acuerdo es limitar el cambio climático a 2 grados centígrados para el año 2100.

Pero los analistas dicen que las promesas del pacto no serán suficientes para alcanzar los objetivos marcados. Y la administración Trump, que llegó al poder prometiendo revivir la industria del carbón e impulsar la producción de petróleo, ha anunciado que Estados Unidos renunciará al acuerdo.

La Organización Meteorológica Mundial dice que el aumento de las temperaturas medias mundiales en 2017 provocó eventos climáticos extremos que fueron los peores registrados, incluyendo la temporada de huracanes en el Atlántico, la sequía severa en el este de África y las inundaciones monzónicas en la India.

El crecimiento de las emisiones del año pasado se produjo a medida que la economía mundial crecía un 3,7 %, mientras que los precios de los combustibles fósiles cayeron y los esfuerzos por mejorar la eficiencia fallaron, dijo la AIE. Mientras que las energías renovables, como la eólica y la solar, avanzaron significativamente, la mayor parte de la demanda adicional de energía se satisfizo con combustibles fósiles, principalmente carbón y gas natural. La demanda de carbón intensivo en carbono creció un 1% en 2017 después de dos años de declive, señala el informe.

Las emisiones en Estados Unidos, Japón, Gran Bretaña y México cayeron el año pasado. La disminución de los EE.UU. de alrededor de la mitad del 1% fue el tercer año consecutivo en que la producción de CO2 de los EE.UU. bajó.

En años anteriores, esto se debió a que las empresas de servicios públicos sustituyeron los generadores de carbón por gas natural, que produce cerca de la mitad de las emisiones cuando se quema, pero en 2017, el auge de las energías renovables y la caída de la demanda fueron las causas del descenso.

Pero en general, las emisiones de la Unión Europea, la tercera fuente después de China y Estados Unidos, crecieron un 1,5%.